El 16 de Julio de 1933 en la Biblioteca Juan Madero de San Fernando, once visionarios odontólogos firmaban el Acta fundacional del Círculo Odontológico del Norte “Nacido de la necesidad experimentada por la profesión de salir en defensa de sus fueros, lesionados por un ambiente de apatía que hacía se mantuviera en olvido, en una mañana ya remota reuniéndose algunos colegas actuantes en nuestra zona, y ante la incredulidad de unos y el escepticismo de los otros, produjeron el nacimiento de una Institución que, traspuestos ya los lindes de la adolescencia se acerca sana y vigorosa a su mayoría de edad.” Estos son algunos párrafos de viejas crónicas, con que distinguidos colegas, algunos de los fundadores, festejaban los primeros diez años de nuestro Círculo Odontológico del Norte.

En aquellos días, nuestro Círculo desarrollaba sus actividades en un local en San Fernando, que compartían con la Escuela Espiritista Basilio, cosa que desconcertaba a los demostradores que concurrían al dictado de cursos, con un enorme cartel en el frente del local, que daba lugar a chistes y anécdotas de todo tipo. Cientos de dirigentes colaboraron con sus propios avales para conseguir sus nuevas sedes y marcaron su impronta en el desarrollo de tantas actividades y tantos logros. Sus socios, que constituyeron siempre la razón de ser del Círculo, cimentaron con su presencia y apoyo, cuanta actividad científica, cultural y de postgrado se desarrollara.

A lo largo del camino recorrido, el C.O.N. ha sabido conquistarse un lugar en el medio profesional, destacándose por sus definidos caracteres propios, que lo han hecho acreedor al respeto y la consideración de las Instituciones hermanas. Ese día, nace a la vida institucional, arrebujado por el cálido amparo del optimismo de unos pocos visionarios, nuestro Círculo Odontológico del Norte.